The Blog

CENTRO VELICO CAPRERA – ESCUELA DE VELA DE CAPRERA

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin

El Centro Velico Caprera nació en 1967 y es una de las más antiguas escuelas de vela italianas y entre las más prestigiosas en el mundo. Es una asociación sin fin de lucro y es miembro de la International Sailing School Association. La escuela se fundó en Porto Palma, en el suroeste de Caprera porque era fundamental tener condiciones ideales para practicar la vela, o sea viento fuerte y mar bastante en calma. El método que se utiliza prevé la inmersión total en las actividades sea en tierra que en mar. El objetivo del centro es dar a conocer a los estudiantes las bases de la formación velera y a la vez sensibilizarlos sobre el tema ambiental y la preservación del territorio.

«El viento se levanta, hay que intentar vivir»

El CVC se subdivide en tres secciones que incluyen algunos ex edificios militares, los bungalós, la carpintería, la velería y el taller mecánico. Pero el recurso más grande e importante del Centro Velico Caprera está compuesto por los más de 2000 instructores y asistentes voluntarios. Uno de ellos fue también el gran actor Gian Maria Volonté, muy unido al mar de La Maddalena. En su barco, que había llamado Arzachena, había incidido las palabras del poeta Paul Valery: “El viento se levanta, hay que intentar vivir”, que es también el epitafio de su lápida en el cementerio de La Maddalena.

El orgullo del Centro de Vela de Caprera

Algunos grandes campeones han salido del Centro Velico Caprera, como por ejemplo el patrón del velero Azzurra, Cino Ricci que participó en la Copa América, o el campeón mundial y olímpico Roberto Ferrarese. El CVC organiza también navegaciones de vela junto con la famosa escuela de vela francesa de Glénans, nacida en Bretaña, pero que tiene una sucursal en Bonifacio, en la cercana Córcega. 

TICKET STANDARD
VIP TASTING

per una giornata da sogno

INSERISCI IL CODICE SCONTO
NEL TUO CARRELLO

EU45

valido solo per ticket ponte Standard

Call Now ButtonCHIAMA ORA